Pregón de las Fiestas de Moros y Cristianos de Archena 2015

Bernard Vincent. Catedrático y Profesor de l´Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales de París.

Permítanme empezar este pregón agradeciendo la invitación que me ha hecho en nombre de toda la población el presidente de la Junta Central de Fiestas de Moros y Cristianos en ser en un día tan importante la voz de Archena. Acepté este inmenso honor hace un año sin vacilar ni un segundo pero cuantas veces en los meses pasados y hasta ahora mismo he temido no estar a la altura de esta considerable responsabilidad y de los pregoneros que me han precedido. Acepté con entusiasmo porque después de haber hecho muchas visitas a Archena, de haber contemplado sus magníficos parajes y de haber probado cada vez la generosidad de sus habitantes me siento como un archenero más.
Mi fuerte vínculo a Archena se debe también a la convicción de que esta villa tiene una relación muy estrecha con su pasado, con su historia. Desde la época del yacimiento ibérico del Cabezo del Tío Pio hasta hoy, los habitantes de Archena han dejado muchas huellas arqueológicas, iconográficas o escritas. En particular pocos lugares han sido tan marcados como Archena por la doble impronta del islam y del cristianismo. Enmarcar la fiesta de Moros y Cristianos dentro de la Fiesta patronal en honor al Corpus Christi y a la Virgen de la Salud es un gran acierto. Con esta iniciativa no podemos olvidar que curiosamente en pocos años del siglo XIII se ha forjado el destino de la villa. En 1243 Archena aparece por primera vez en un documento escrito porque el Infante Alfonso, el futuro Alfonso X el Sabio, tan importante para el conjunto de las tierras murcianas, otorgó el castillo de Archena a uno de sus caballeros, Rodrigo López de Mendoza cuyo nombre esta ostentado por la Mesnada Caballeros y Damas de Don Roy de Mendoza. Pero al año siguiente, 1244, el lugar fue dado en propiedad a la Orden de San Juan de Jerusalén cuyos estatutos habían sido aprobados por el papa Pascual II en 1113. Archena quedó bajo la tutela de esta Orden hasta mediados del siglo XIX. San Juan de Jerusalén es hoy la única superviviente de todas las órdenes militares creadas en la Edad Media bajo su nombre moderno de Orden de Malta cuya función es equiparable a la de la Cruz Roja. Su influencia en Archena es más que palpable ya que la iglesia parroquial de San Juan Bautista lleva el nombre del patrono de la orden. Y como no recordar que otra de las mesnadas cristianas se llama Caballeros y Damas de la Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén. Además en los hábitos de todas las mesnadas cristianas, figura la famosa cruz de ocho puntas presente también en el escudo de armas grabado en las puertas de la iglesia.
En 1246 ocurrió, esta vez lejos de Archena, otro acontecimiento que ha tenido muchísimo eco en nuestra villa. Aquel año por primera vez se celebró la fiesta del Santísimo Sacramento por decisión del obispo de la ciudad belga de Lieja. La razón radicaba en un milagro operado a principios del siglo XIII, en 1208, en la misma ciudad. Una monja tuvo la visión de la luna a la cual faltaba un trozo. Se interpretó el hecho como si se advertía que a la Iglesia representada por la luna faltaba una fiesta en el calendario litúrgico. El obispo de Lieja fue elegido papa en 1261 bajo el nombre de Urbano II. Tomó la iniciativa de crear la fiesta del Corpus Christi, fiesta que pronto fue muy popular en España. Se cuenta al respecto que en 1239 poco tiempo antes de la conquista de Valencia por los cristianos un ejército aragonés estaba oyendo misa cuando empezó una batalla. Los soldados escondieron las ostias debajo de unas piedras pero después de su victoria las encontraron ensangrentadas. Las pusieron en una mula tomada a los musulmanes y el animal se puso en camino hasta la ciudad de Daroca que entonces empezó a ser un foco de la devoción al Corpus Christi.
Pero no debemos olvidar que Archena fue lugar de presencia musulmana durante muchos siglos, primero cuando pertenecía Al-Ándalus entre el siglo octavo y el siglo trece lo que recuerda oportunamente el nombre de la cabila Almohades de Archena y luego con una comunidad dependiendo del poder de la orden de San Juan de Jerusalén. La comunidad podía profesar su fe ancestral, tener representantes a través de su aljama pero debía pagar una serie de contribuciones especiales. Eran los mudéjares de Archena, nombre tomado por otra de las kabilas del bando moro. La vida de estos mudéjares no fue nada fácil. Era casi imposible oponerse a la orden de San Juan de Jerusalén que, por tener durante las dos últimas centurias de la Edad Media, siglos XIV y XV, su sede en la lejana isla de Rodas, a diferencia de las demás ordenas militares (Santiago, Calatrava) teniendo jurisdicción sobre pueblos murcianos que estaban asentados en tierras de la Corona de Castilla escapaba al control del rey de Castilla. El comendador de Calasparra y Archena, representante local de la orden dictaba su ley. Fue Fray Luis de Paz, comendador en 1462 quien dictó el famoso privilegio cuya escenificación constituye el episodio final de nuestra fiesta, el del Parlamento -Embajada de la Carta Puebla de Archena. El documento conservado en la sección Consejo Real del Archivo General de Simancas (Valladolid) el gran archivo creado por Felipe II, no es el resultado de una negociación. Es principalmente una lista de obligaciones a las cuales debían someterse los mudéjares que habitaban Archena. Eso sí, estos tenían la garantía de estar juzgados por su alcalde moro y conforme a las leyes musulmanas. Y seguían representados por su aljama casi desprovista de poderes.
La situación se complicó para los mudéjares cuando sus vecinos del reino de Granada, recién incorporado a los dominios de los Reyes Católicos, se rebelaron. Durante año y medio en 1500 y 1501 las tropas reales intentaron poner fin a la sublevación mientras Isabel la Católica preparaba un edicto imponiendo a los mudéjares de la Corona de Castilla la elección entre exiliarse o convertirse al cristianismo. El edicto fue promulgado el 12 de febrero de 1502 pero antes y esta anterioridad tiene muchísima importancia, unos mudéjares de distintos lugares del reino de Murcia de manera individual o de manera colectiva, pidieron recibir el bautismo. Concretamente el 15 de agosto de 1501 una comisión formada por representantes de Abanilla, Alcantarilla, Aledo, Librilla, de los pueblos del Valle de Ricote y de Archena pidió a los Reyes Católicos la cristianización de sus pueblos. Este acontecimiento esta recordado por el nombre de la más joven de las mesnadas, la de los Caballeros y Damas de los Reyes Católicos. Comenzó la época morisca y la aljama de Archena consiguió entre otros privilegios transformarse en un concejo compuesto únicamente por moriscos. Se abrió entonces un nuevo capítulo de la larga y compleja historia de las relaciones entre Cristiandad e Islam. La comunidad morisca tenía de unas 300 a 400 personas al lado de una cincuentena de cristianos viejos. Parece que estos moriscos estaban bien integrados en la villa y de hecho ninguno de ellos estuvo procesado por la Inquisición a lo largo de la centuria. En estas condiciones podemos imaginar el revuelo que significó para los moriscos archeneros la decisión tomada en 1609 por el rey Felipe III de expulsar de España al conjunto de los moriscos. Los archeneros como los miembros de las demás comunidades que se habían convertido voluntariamente – los llamados mudéjares antiguos o moriscos antiguos – consiguieron ganar tiempo. Fue un largo proceso que permitió a los moriscos antiguos del reino de Murcia demorar la salida hacia el exilio. En 1612 el dominico Juan de Pereda mandado desde la Corte para hacer un informe sobre los moriscos murcianos subrayaba el buen comportamiento de los de Archena. Escribía “hablan bien de ellos doce testigos en todo lo general sin que haya ninguno que dijo cosa en contrario y aunque el cura que es fraile de San Juan y a que está allí 9 años es tenido por enemigo y estaba para decir mal, dixo en todo muy bien declarando que hablaba como cristiano pero no como aficionado porque antes los estaba desobligado y dice señaladamente que no rehúsan casamientos con cristianos viejos sino antes les apetecen. Tienen hasta 70 memorias perpetuas, aventájense en frecuentación de sacramentos y celebración de fiestas y dice el prior que ha oído a caballeros que han servido en la Guerra de Granada y él ha enterrado aquí soldados”. Pero a pesar de todo los moriscos archeneros tuvieron que ir en enero de 1614 a Cartagena a embarcarse.
Es más que probable que buena parte de los moriscos archeneros volvieron clandestinamente. He encontrado en el Archivo Histórico Nacional de Madrid un documento del año 1615 que cuenta la penosa odisea de 19 de estos, 16 hombres y 3 mujeres condenados por su vuelta, los unos a remar en las galeras reales y las otras a estar públicamente azotadas. No tengo de momento constancia de la ejecución de la pena pero sabemos que el afán de los moriscos antiguos murcianos y más particularmente de los de Archena y del valle de Ricote provoco emoción hasta en los ámbitos de la Corte. Así no se puede descartar que una parte al menos de los condenados de 1615 y probablemente otros hayan finalmente podido mantenerse en la villa. Recordar los apellidos de estas personas vale la pena porque es posible que algunos de ella hayan tenido descendencia hasta nuestros días Arrollo, Aviles, Bernardino, Faura, Gallego, Hurtado, Melgarejo, Rodriguez, Santa Cruz, Semillera, Vicente, Zarco.
La tenacidad de esta gente merece admiración. De hecho los contemporáneos fueron muy sensibles a lo que varios documentos llaman su amor a la patria. Y no se trata de cualquier texto porque entre ellos se encuentra un famoso pasaje de la segunda parte del Quijote, publicado precisamente en 1615, hace 400 años. Cervantes, imagina el encuentro de Sancho con su convecino morisco Ricote. Este cuenta sus andanzas y insiste sobre la pena que han tenido los expulsados en abandonar su tierra. “Doquiera que estamos lloramos por España; que, en fin nacimos en ella y es nuestra patria natural. En ninguna parte hallamos el acogimiento que muestra desventura desea, y en Berbería y en todas las partes de Africa donde esperábamos ser recibidos, acogidos y regalados, allí es donde más nos ofenden y maltratan. No hemos conocido el bien hasta que le hemos perdido, y es el deseo tan grande que casi todos tenemos de volver a España, que los más de aquellos, y son muchos, que saben la lengua como yo, se vuelven a ella, y dejan allá sus mujeres y sus hijos desamparados : tanto es el amor que la tienen ; y ahora conozco y experimento lo que suele decirse : que es dulce el amor de la patria”.
Estas bellas palabras de Cervantes deben tener hoy un excepcional relieve en Archena. El no ha dado al azar el nombre de Ricote a su héroe morisco. Y publicando la segunda parte de su novela en 1615 está al tanto de la gesta de todos estos seres humanos perteneciendo al reino de Murcia y sobre todo a la comarca del valle de Ricote. Da una dignidad especial a los Aviles, Melgarejo, Santa Cruz y Zarco cuya historia queda por escribir. Gracias a la perseverancia de estos moriscos y al talento de Cervantes el Valle de Ricote ha conseguido para siempre una fama internacional.
Por eso decía antes que incluir la fiesta de moros y cristianos dentro del marco de las fiestas patronales es un acierto. Y este año más que nunca por cumplirse el cuarto centenario del retorno clandestino a su pueblo de aquellos modestos archeneros. La villa puede celebrar con razón el acontecimiento con la brillantez acostumbrada. Mesnadas y kabilas nos haran disfrutar de la sinfonía de los colores de los atuendos que traducen perfectamente al ambiente de las fiestas medievales y renacentistas que en ningún momento hicieron caso de los edictos prohibiendo el lujo de los vestidos. Aquí el lujo de los atuendos es un elemento fundamental del desfile que tanto deleita a todos, a los que pertenecen a las mesnadas y kabilas y a los que en las calles están admirándolas. Nadie puede resistir al espectáculo dado por cada una de ellas Caballeros y damas de la soberana orden de don Roy de Mendoza, Mercenarios Almogavares, Milicias de los cruzados – custodias del Corpus Christi, Caballeros y damas de los Reyes Católicos por parte cristiana, kabila de moros almohades, Aljama de mudéjares, kabila Jaira y kabila al-Hammamat por parte mora. El espectáculo está realzado por los ritmos de marchas y pasodobles que transmiten tanta alegría. Tengo que confesar que al ver por internet imágenes de las anteriores fiestas de moros y cristianos del Corpus y Virgen de la Salud de Archena he sido asombrado por la belleza tan singular y por la alegría tan comunicativa de la fiesta. Deseo a todos los archeneros que esta vez disfruten todavía más que nunca de este evento que han preparado con tanto esfuerzo y tanto fervor a lo largo del año. Y que se celebre la fiesta con el espíritu de paz proprio a la villa! Me ha llamado la atención el hecho de que a la diferencia de centenares de otras fiestas de moros y cristianos que tienen lugar en muchos pueblos y ciudades de España o de países americanos, no existe aquí ningun episodio batallesco. No en vano, al lado de las dos festeras el embajador moro y el embajador cristiano ostentan los cargos mayores de la fiesta. Aquí se insiste a través del Parlamento que se escenificara el domingo, en la negociación, en el acuerdo como si a pesar de todos los conflictos que han ocurrido en el pasado o de las discrepancias que hemos podido tener decidimos poder permitir a todos vivir en paz.
Pero antes de disfrutar de los grandes momentos que nos va a tributar la gran parada de la noche del sábado y la representación del Parlamento del domingo podremos divertirnos todos, pequeños y menos pequeños, con otros episodios entrañables. Ya el desfile infantil ha dado con su brillo y su ternura el tono adecuado a las fiestas. El campamento medieval y el jardín de Villas Rías que va acoger la noche miguera van a ser los lugares de reunión de intercambio, de solidaridad por excelencia. El regocijo llegara a dimensiones insolitas alrededor de las gachasmigas, este manjar tan tradicional y tan popular, tan exquisito y tan famoso. Encontramos ya su huella en el Tesoro de la lengua castellana o española que compuso en 1611 Sebastián de Covarrubias. El filólogo definió las dos palabras diciendo de las gachas son “las migas muy menudas de cachas porque cacho vale pedaco” y de migas “algunas veces significa el migajón que es lo que contiene en si la corteza del pan. Migas, cierto guisado rustico de migas o pedaços de pan desmigajados”.
Así desde el muy próximo momento cuando se alzará el portón de la fiesta hasta la traca final estaremos siempre llevados por el entusiasmo y la emoción, conscientes que la ciudad entera ha construido una fiesta muy singular donde los tres elementos religioso, militar e histórico se mezclan de manera harmoniosa y continua. Es asi que el domingo iremos a la iglesia de San Juan Bautista a ofrecer flores al Santísimo Corpus Christi y luego acompañaremos a los Embajadores moro y cristiano a recibir a la Virgen de la Salud. La patrona presidirá toda la parte final de la fiesta.
Fiesta de Moros y Cristianos, devoción al Corpus Christi, devoción a la Virgen de la Salud, esta conjunción merece unas reflexiones finales. Son centenares y centenares de pueblos y ciudades de España los que tienen una fiesta de Moros y Cristianos y existen variantes de la misma fiesta en muchos otros países particularmente de la América de lengua española pero también de Italia o de Francia. De esta manera Archena posee un vínculo muy fuerte con muchísimos lugares del planeta. Pertenece así a una red muy extendida que facilita la atención internacional a nuestra fiesta. La situación es bastante similar en cuanto a la devoción al Santísimo Sacramento tan desarrollado en toda la cristiandad. Una de las mejores pruebas es la existencia de miles de bellas custodias realizadas por plateros en épocas muy distintas desde el final de la Edad Media. Otra es la solemnidad del día del Corpus Christi en muchos países donde esta feriado, desde Portugal hasta Colombia, desde los estados católicos de Alemania hasta Brasil. Otra aun es el hecho que en el siglo XVI o en el XVII había en cada pueblo de España una cofradía del Santísimo Sacramento. Si la devoción a la Virgen de la Salud no es tan común la compartimos con algunos otros lugares, con Alcantarilla por supuesto, pero además con la localidad extremeña de Fregenal de la Sierra y con la bella ciudad mejicana de Patzcuaro. La Virgen de la Salud de Patzcuaro data probablemente de 1540. Si la nuestra no es tan antigua, es una obra de uno de los mejores imagineros del siglo XIX, el madrileño Salvador Paramo y López, autor de unas 250 esculturas, la mayor parte desaparecidas, lo que da un valor añadido a la muy bien conservada y muy cuidada Virgen de la Salud archenera.
La fiesta es ocasión de compartir la alegría con sus convecinos y pues con otras gentes dispersas en el mundo. Sin embargo las fiestas de Archena son además únicas por disponer de una trilogía excepcional, causa de un programa densísimo y riquísimo. Que cada uno de los archeneros disfrute al máximo de estas fiestas que colman nuestros cinco sentidos la vista evidentemente con los colores de los atuendos, de las banderas, de las iluminaciones ; el oido con la música siempre presente con las bandas, los coros, los grupos folkloricos, las campanas o los trabucos, el olfato con el perfume de las flores, el del incienso, o el olor de la pólvora ; el gusto con el placer dado por las migas ; el tacto con la mano dada en la paz del Parlamento o en la misa de campaña. Archeneros, podéis ser orgullosos de lo que pacientemente habéis construido. Que tengáis en una inmensa felicidad la recompensa muy merecida de tanto trabajo, tanto empeño! A todos, a los que me han brindado el honor de ser vuestro pregonero, y a todos los presentes que han soportado el acento extraño venido de un Norte lejano doy unas infinitas gracias. Prometo a todos los archeneros ser para siempre un atento embajador de su ciudad y de sus fiestas.
Vivan los moros y cristianos de Archena
Viva el Corpus Christi
Viva la Virgen de la Salud
Viva Archena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>