TEXTO EMBAJADA CARTA PUEBLA

 

LOCUTOR VESTIDO DE EPOCA Y LEYENDO EN LEGAJO:

Embajadores Moro, Cristiano y Locutor

Les voy a contar una historia que este año ha cumplido 550 años y que ocurrió en nuestro pueblo. Fue un hecho real y que se ha erigido como el Eje Central de estas fiestas de Moros y Cristianos de Archena. Es el Parlamento o Embajada de la Fundación de la Villa de Archena como tal. O lo que es lo mismo la Entrega por parte de los dueños de la entonces pequeña población de Archena, la Orden Militar y Religiosa de San Juan de Jerusalém, de los Fueros Municipales o Carta Puebla a los archeneros mudéjares que residían en estas tierras.
Estamos en jueves y es el día 11 de septiembre de 1462, o sea siglo XV de la Era Cristiana, todavía faltan  30 años para el Descubrimiento de América y también faltan los mismo años para la toma definitiva de Granada, último bastión de la España Musulmana. Los habitantes de la Región de Murcia, llamada en esos momentos Cora de Todmir, viven una vida casi pacífica con sus trajines diarios de la huerta, igualmente los de Archena. Esta zona es frontera con el reino musulmán de Granada.

Es época además de héroes cristianos en tierras casi todavía musulmanas…. – Son años de Alonso Fajardo El Bravo y Enrique IV que reina en Castilla.
La Orden de San Juan, dueña de Archena, decide meses atrás a esta fecha conceder una Carta de Población que exprese con claridad los derechos económicos de los entonces archeneros y favorezca la repoblación de la villa.

En la Carta se citan a 13 hombres representantes del mismo número de familias (es la aljama de hombres viejos e hombres buenos del lugar que hablan las crónicas), seguramente todos los habitantes. Unos 100 archeneros aseguran los historiadores.
Algunos nombres como Mahoma Alfataquy  y Abrahim Alfataquy, Muça Borohamed y Mohamet Almorí (nuestro protagonista de esta historia) son algunos hombres que figuran en esa cita documental:

Probablemente esa entrevista o reunión se produjo muy cerca de donde nos encontramos ahora mismo.

La Virgen, preside el acto

Piensen que ahí en ese lugar, hoy Iglesia Parroquial de San Juan  antes era una Mezquita y por tanto el centro geográfico de esta primera población archenera. Las alquerías que aquí se ubicaban estaban rodeadas y protegidas por una muralla de la que desde entonces todavía no se sabe nada. Es muy probable que a nuestra derecha cerca de la calle Duque de Huete se hallara una puerta de entrada a la pequeña villa y en la calle Mayor a la altura de Ramón y Cajal se situaría otra puerta, por la que probablemente entrarían este día que conmemoramos, los monjes guerreros de San Juan, que procedían de la otra aljama de Calasparra, para realizar la entrega y condiciones de la Carta de Fundación.

Es una secuencia protagonizada por Embajadores, la que vamos a presenciar a continuación. Son, serán siempre nuestros cargos más importantes de las Fiestas de Moros y Cristianos, ya que hasta aquí vino un representante de la Orden Militar y Hospitalaria de San Juan  para la entrega y firma de la citada Carta Puebla y evidentemente por parte de la población mudéjar archenera la aljama nombró otro embajador, o representante también, para negociar con el de San Juan. Son ya digo nuestros Embajadores de las Fiestas de Archena y los que llevarán a cabo esta representación de este hecho histórico de nuestra Villa. Este año de 2013 los citados Embajadores los encarnan por parte mora, D.Alejandro Ríos, de la kábila Mudéjares, y por parte cristiana, D. Oscar Cervantes, de la Mesnada de Don Roy de Mendoza.

La entrevista se produjo, debió de producirse, en esa plaza de la mezquita, a escasos metros de este lugar…
….Adelante con la historia: Que disfruten y hoy salgan de aquí conociendo un poco más sobre el origen real de este nuestro pueblo.

(Aparece el EMBAJADOR de San Juan con dos de sus capitanes, procedente de Calasparra)

EMBAJADOR CRISTIANO: Nuestra Orden está defendiendo la cristiandad, en España y en todo el Mediterráneo, frente al Islam. Para mantener nuestros barcos y a nuestros soldados necesitamos más recursos y esta magnífica tierra nos los tiene que proporcionar. Hace ya dos siglos que el Castillo de Archena y su término nos fue entregado, pero desde entonces el lugar ha ido perdiendo población. Ahora que está próxima la paz de Granada y que la Cruz se va a ondear en toda España, necesitamos más pobladores,  que cultiven estas tierras, engrandezcan este magnífico lugar  junto al Segura y lo conviertan en una productiva Villa.

Aparece El EMBAJADOR MORO con varios miembros de su grupo:

EMBAJADOR CRISTIANO: ¿Quién osa presentarse de esta guisa ante nos  – Insignes Caballeros de la Orden de San Juan, dueños de estas tierras?

EMBAJADOR MORO: Soy Mohamet Almorí, representante de la Aljama mora de Archena. Soy yo quien vengo a demandaros por vuestras intenciones ¿qué buscan hombres de guerra en la paz de estos fértiles campos archeneros? ¿por qué vienen a perturbar nuestro trabajo cotidiano?

EMBAJADOR CRISTIANO: Soy el enviado de Fray Luis de Paz,  Comendador de la Orden de San Juan, y por tanto dueño de Archena por donación que nos hizo el rey Alfonso, el décimo de Castilla. Pero no vengo con mis huestes a hacer la guerra, sino a sacar un mayor provecho de nuestras posesiones.

EMBAJADOR MORO: ¿Vuestras posesiones? Esta tierra es nuestra que somos los que nacemos y morimos aquí, los que labramos los campos y elevamos el agua con norias y ceñas, transformándolos en huertas. Somos los descendientes de los que dieron grandeza a este Valle, y lo convirtieron en un vergel. Este Valle ha sido cuna de personajes tan ilustres y de tan alto pensamiento como Al –Ricotí, el célebre filósofo y también la residencia de reyes tan importantes como Aben –Hud, quien consiguió dominar toda la España musulmana.
¿Qué venís vos a enseñarnos desde esos sombríos y despoblados páramos castellanos?

EMBAJADOR CRISTIANO: ¿Cómo te atreves a hablar así a un representante de tu señor? No vengas ahora con pasadas glorias. Habéis sido un pueblo dividido y enfrentado, que ahora no sabe defenderse. Nosotros venimos de la ancha y yerma Castilla, que debe su nombre a la gloriosa presencia de inexpugnables fortalezas donde se forjan imbatibles caballeros empeñados en extender la fe en Cristo a todas las tierras de España

EMBAJADOR MORO: Ha sido vuestro afán guerrero el que ha despoblado nuestros campos y embargado de tristeza nuestras vidas. Hace más de dos siglos que somos tierra de frontera y sufrimos cabalgadas cristianas y moras. Ambos se llevan los frutos de nuestro esfuerzo y son muchos los que por esta causa han decidido emigrar al cercano reino de Granada.

EMBAJADOR CRISTIANO: Es esta falta de gentes la que queremos enmendar.
¡Vasallos!: Os voy a entregar relación de los derechos que serán vuestros usos y costumbres, los que habréis de pagar desde ahora a la Orden el día de san Juan de Junio.

LECTURA DEL CAPITAN CRISTIANO: Entre ellos un par de gallinas los que tengan huerta, el diezmo de cebada y trigo, uva, limo, higos castañas, ajos e cebollas, y de las tinajas y cantaros que hicierais, una libra por venado o puerco que matareis e si hicierais boda habreis de dar para la Orden treinta panes de los que amaseis y la espalda de la res que mataseis, y habréis de trabajar dos días en casa del señor, y pagar maravedíes por cabezaje, e habreis de dar ropa y posada al Comendador cuando viniere al lugar. Por el contrario, seréis juzgados por vuestro alcalde moro en todo lo que os atañe y no seréis llevados presos fuera de vuestro lugar ,salvo si sois acusados de haber dado muerte.

EMBAJADOR MORO: ¿Porqué qué habríamos de pagar nosotros mucha más carga que los siervos de Calasparra con los que formamos Encomienda? ¿sólo porque ellos son cristianos y nosotros moros?  No estamos de acuerdo en estas condiciones que nos traéis. Las cargas son muy excesivas y no pactaremos la tierra que hemos heredado de  nuestros padres, abuelos y padres de nuestros abuelos. Así es que díganle a Vuestro Señor que seguiremos aquí en Archena sin ningún tipo de condición extranjera que nos humille.

EMBAJADOR CRISTIANO: Si esta es la respuesta, nosotros llegábamos en un momento de paz y orden pero ustedes lo han querido. O aceptan estas condiciones o no tendremos más remedio que dirimirlas con las armas.

EMBAJADOR MORO: Tu arrogancia y prepotencia me ha enseñado que…

EMBAJADOR CRISTIANO:  …Yo pongo mi arrogancia por Jesucristo…

EMBAJADOR MORO: ¿Jesucristo ?, Jesucristo…es un falso profeta…

EMBAJADOR CRISTIANO: No insultes al verdadero Dios, pues morirás atravesado por mi ardiente hierro…

EMBAJADOR MORO: Moros de Archilaxis nos quieren echar de nuestra tierra. La huerta que gracias a Alá hemos podido conservar desde hace siete siglos…

EMBAJADOR CRISTANO: ¿Gracias a Alá?…impíos, infames, desarrapados y  malolientes mahometanos que habéis hecho de las tierras de nuestros antepasados una tierra de poetas, literatos y filósofos. Ustedes no han sabido nunca luchar, no han aprendido nada de guerra y es la espada la que da progreso y triunfos como Nuestra Santísima Cruz que ha sabido imponerse sobre la Media Luna blasfema y endiablada. Miren y aprendan de Nuestros Monjes Guerreros de San Juan o como el valiente y conquistador Roy de Mendoza o soldados perfectamente adiestrados como los Mercenarios Almogávares.

EMBAJADOR MORO: Endiablada, pero la verdadera fé y guía para como ahora defender nuestro orgullo de mudéjar y mahometano. Literatos y artistas pero que también hemos sabido parir y engendrar casta de guerreros como los Almohades y hombres de fé y pasión como los Almorávides, personajes repletos de salud y más preocupados por la pulcritud que ustedes los castellanos y si no miren a los moros de Al-Hammamat o sensibles artistas como Jaira.

EMBAJADOR CRISTIANO: En la batalla, el que menos habla, gana. Así es que estas son nuestras condiciones o las firman o ya saben qué deben hacer…

EMBAJADOR MORO: No, antes a las armas iremos. Con la lucha, si no hay más remedio, se nos entenderá. A la guerra, pues…

EMBAJADOR CRISTIANO:  La guerra y nuestros pesados hierros nos darán la razón.   
A las armas pues…………………..

(Se produce a continuación un simulacro de Guerrilla entre el Bando Moro y el Bando Cristiano, con la victoria de los cristianos que le arrebatan la Bandera Oficial de las Fiestas al Embajador Moro y se la ofrecen a la Patrona de Archena, Virgen de la Salud, que está presidiendo el acto en la parte superior del Parque Juan Pablo II)

LOCUTOR EN CHILABA otra vez a escena y lee lo siguiente (mientras el Embajador Moro quieto en actitud meditabunda y con mirada al infinito, en el centro del escenario principal):

…En 1501 los habitantes de las aljamas murcianas se convirtieron masivamente al cristianismo. Los habitantes de Archena siguieron pleiteando con la Orden para conseguir la rebaja de la presión fiscal tras su conversión. Pero las cargas apenas se fueron mitigando lentamente, hasta la desaparición definitiva de los señoríos, y por tanto de la Orden como dueña de la Villa, a mediados del siglo XIX.
Con la conversión el gobierno de la Villa pasó de la Aljama al Concejo castellano 
las elecciones de dos alcaldes ordinarios y dos regidores, los miembros del Concejo, se realizaban en San Juan de Junio

En 1609 el rey decretó la expulsión de todos los moriscos de España, persuadido de la poca credibilidad de su conversión y tras la insurrección que habían mantenido, por plazo de dos años los moriscos de Las Alpujarras. Archena perdió en torno a la mitad de su población.

PARTE FINAL:

EL EMBAJADOR MORO DE ARCHENA REALIZA EL ‘LAMENTO DEL MORO’ (tragedia local motivada por tener que abandonar, a pesar de ser morisco, su tierra, la tierra de sus padres y abuelos):

Me echan de aquí, mi amada Archena
Me separan de ti, sin remisión
Y ahora…
Quién labrará las terrazas fluviales de La Algaida
Mondará las aceñas y quijeros
Sembrará almendros y moreras
Y después, al descansar, al caer la tarde
Subirá al cabecico Bú o al monte Ope

Para ver tu belleza y serenarse
Para contemplarte y protegerte…Archena. ¿QUIÉN?

Qué va a ser de mí sin poder ver esta tierra verde y blanca,
sin oír el agua del Segura cuando corre
sin oler el azahar en primavera.

Qué va a ser de mí sin poder subir al cerro del Castillo de los Baños
A contemplar el último valle morisco de mi España
Mi España sí, que es tan mía, como suya la siente el alma castellana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>